¡Un videojuego que se controla con besos!


Sí, sí, como lo lees. Se trata de un videojuego que permite al usuario
controlar sus movimientos en pantalla ¡a través de un buen morreo con
otra persona! Este sistema funciona gracias a unos imanes. Uno de los
jugadores se pega un imán con un sensor en la lengua, mientras que el
otro jugador se pone unos auriculares que detectan la dirección y
velocidad de ese imán. Cuanto más rápidamente se mueva la lengua
mientras besamos, la bola de bolos rodará más y hará caer el máximo
número de bolos posibles.



No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?