Tácticas para enrollarte con él una vez… ¡y muchas más!

superpop-superpop-chicos-peque-enrollarte-con-el-1

¡Que mire tus labios!

Si vas a verle, haz que tus labios parezcan súper golosos ¡y se muera por besarlos! Ponte un «gloss» rosita claro y muéstrale tus morritos… 

Sonríe al saludarle

Tanto como si te lo acaban de presentar como si ya lo conoces, salúdale con una sonrisa y una mirada directa. Eso sí, ¡que la mirada dure unos dos segundos! Luego, bájala tímidamente. ¡Captará el mensaje de que allí hay tomate!

Quédate a solas con él…

Ya sabes que la ocasión ¡hace al ladrón! Igual nunca se ha planteado enrollarse contigo ¡porque nunca ha tenido la oportunidad! Ingéniatelas para quedarte a solas con él ¡y empieza el juego de la seducción!

Silencios ¿incómodos?

Si logras quedarte a solas con el chico que te mola, no hables en plan cotorra y deja que sea él el que hable. Espera a que haya uno de esos silencios incómodos y dedícalo a jugar con la mirada… Será cuestión de tiempo que vuestras cabezas se acerquen y vuestros labios ¡¡¡se besen!!!

El voltio de toda la vida

Si lo has fichado en una disco, el truco que nunca falla para enrollarse con un chico es proponerle salir a dar un voltio. En el lenguaje del ligoteo, la traducción literal de esta frase es «vamos a enrollarnos». Si es que lo clásico ¡no falla!

¡Juega con él! 

Para esta táctica necesitas la colaboración de tu pandi. Jugad a algún juego tipo la botella o beso o acción ¡y haz que ellos te obliguen a besar al chico que te mola! En cuanto él toque tus labios, querrá besarlos ¡sin juegos!

Besos que insinúan…

Cuando le veas, no te limites a decirle hola ¡y plántale dos besos! Pero no de los normales, ¡sino de esos que se dan en las comisuras de los labios! Palabrita de honor que le parecerá súper dulce ¡y sexy!

Ríele las gracias ¡con cariño! 

Si él cuenta un chiste o hace alguna broma, no te limites a reír y ya está. Cógele el brazo mientras te tronchas ¡o dale un abrazo! Estará encantado con que te rías con él y el contacto físico contigo ¡le hará morirse de ganas de llegar a tu linda boquita!

Invítale al cine… ¡pero con trampa! 

Dile que tienes entradas para ir a ver una peli y queda con él media hora después de que haya empezado. Entonces, di algo como: «¡Vaya, no me había fijado en la hora y la peli ya ha empezado!». Tendréis que buscar otro plan… ¿Qué tal si os enrolláis? ¡Je, je!

¡Róbale un beso!

Mientras estáis hablando a solas, ¡dale un piquito! Si se queda sorprendido, dile algo del estilo «Uy, perdona, es que ha sido un impulso y no he podido evitarlo…». ¡Fijo que entonces es él el que te roba a ti un beso!

¿No te atreves?

Vale, si te da corte ir a saco a por sus labios, ¡dale el besito en la mejilla! Haz que sea dulce e inocente. ¡Se derretirá, ya verás!

¡Baila con él! 

Aprovecha una fiesta o esa salida con la peña para bailar con él. Sé sexy y tócale los hombros y la espalda. Y aprovecha las lentas para abrazarte a él… ¡In-fa-li-ble!

Una lagrimita…

Dile que estás triste por algo, suelta alguna lagrimita y deja que te consuele. Luego,mírale a los ojos. Le darás una imagen tan tierna ¡que no podrá evitar besarte! Además, muy dulcemente…

¡A saco! 

Si ya no puedes esperar más o eres de las que van de frente, ¡ve a saco! Pregúntale si puedes besarle ¡y listo! Eso sí, hazlo con cara de niña buena… La respuesta será ¡¡¡síííí!!!

¡Haz que se muera por repetir!

Vale, ya os habéis enrollado, pero ahora la nueva misión es ¡conseguir que os enrolléis muchas veces más! Si tienes su número de móvil, mándale un WhatsApp proponiéndole quedar en plan amiga y cuando estés con él, compórtate normal. Si ve que vas de colega, ¡te atará de cerca para que no te escapes! Así que nada de cogerle de la mano a la primera o de ir en plan novia, porque se asustaría, ¿ok? ¡Lo que le tiene que dar miedo es perderte! Por eso, cuando estés con él, haz que lees WhatsApps de otro chico ¡para que le entren celillos! Y si es él quien te propone volver a quedar, pónselo difícil y no le digas que sí a la primera… ¡Se volverá loco por ti! Juega un poquito al ratón y al gato con él y conseguirás que vuestro rollete ¡acabe en puro «love»!


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?