Maxi. Te lo cuenta todo sobre su nueva peli

superpop-noti_listado_maxi-5
Maxi, vamos a empezar hablando de la peli… ¿Qué es lo que te atrajo de ella para aceptar el proyecto? Porque es súper diferente a todo lo que habías hecho antes…
—Cuando me llegó el guión de la peli me gustó ver en ella una peli de aventura tipo «Los Cinco», porque es un género que a mí me ha gustado siempre. Conocí al director en una comida y le vi un tío muy intenso, estaba emocionado con el proyecto y cuando me explicaba cosas ponía hasta la música, estaba muy motivado. Es muy bonito trabajar con una persona a la que le llena tanto lo que quiere hacer, el tema de los templarios le gustaba.

¿Por qué la recomendarías?
—Porque tiene unos valores muy bonitos, como el de la amistad o la naturaleza, el misterio, las leyendas…

¿Qué tal la relación con tus compañeros de peli?
—¡Muy buena! La verdad es que nos lo pasamos muy bien. Cada día teníamos una broma con una frase, que es «Cuenta la leyenda», y ya la usábamos para todo. Uno decía: «¿Qué hay de comer?», y contestábamos: «Cuenta la leyenda que de primero hay macarrones…», ¡ja, ja, ja!

Oye, en la peli vives un trío amoroso…
—Sí, Marc está que no sabe qué hacer porque por un lado está la guapísima Andrea y luego el personaje de Ona.

¿Te ha pasado lo mismo en la vida real, Maxi, enamorarte de dos chicas a la vez?
—-Sí, sí, he vivido un doble amor y triple, ¡ligaba hasta con tres! Es que en los
campamentos la gente iba muy a full, no sé por qué. Se juntaba el
verano, el frío por las noches y pillaba todo el mundo, ¡ja, ja, ja!

¿Cómo definirías a Marc, tu personaje?
—Como un chico aventurero con ganas de pasarlo bien con sus amigos. ¡Y ligoncete!

¿Qué tienes en común con él? ¿Tú tienes también mucho espíritu aventurero?
—Sí, en común con él tengo el espíritu aventurero, porque si hay algo como lo que pasa en la película pues me gusta querer solucionarlo, mirar qué pasa detrás de todo eso… En la vida real yo soy un poco así. Si hay algo que me llama la atención no le doy la espalda sino que voy a afrontarlo. A ver, no he visto templarios por las calles de Madrid, me refiero a cosas más livianas, pero eso me gusta y soy como el personaje.

¿No te dio un poco de miedo hacer una sesión de ouija?
—Pues fue curioso, porque es algo que siempre me había llamado la atención pero nunca había hecho ninguna. Fíjate lo que te da el cine, te da la oportunidad de hacer cosas que jamás habías hecho o que siempre habías querido hacer. En Toledo me pasó, siempre había querido montar a caballo y manejar la espada, ¡y gracias al trabajo he tenido esa oportunidad! Es la bomba.

¿Y tú crees en leyendas e historias sobrenaturales?
—La verdad es que no. De pequeño a lo mejor me engañaban a veces, pero a raíz de ir de campamentos ya no. Luego era yo quien les decía a los demás que fuesen a buscar gamusinos, ¡ja, ja, ja!


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?