Maquillaje de fantasma

superpop-maquillaje-2-petita-1
Este es un maquillaje fácil y divertido de completar vistiéndote simplemente de negro o de blanco de la cabeza a los pies. ¡Perfecto para planes de última hora!

1. Hidrata bien la cara con una crema para que el maquillaje quede bien fijado en el rostro.

2. Elige una sombra de ojos totalmente blanca, como si fuera blanco yeso (ojo, ni beige ni rosa ni en otros tonos… tiene que ser totalmente blanca!) Y mejor si es mate, sin brillitos y aplica la sombra de ojos con una brocha como si fueran polvos para el rostro, sin cortarte, por toda la cara, cuello y escote hasta que estés mucho más blanca de tu tono habitual.

3. Con un lápiz negro de ojos dibuja bien el contorno del ojo a ras de las pestañas, como si te hicieras una raya pero más gruesa. Con un pincelito o con un bastoncito de algodón desdibújala difuminándola para que quede emborronado todo el ojo.

4. Con el mismo lápiz negro pero bien afilado, dibuja lágrimas negras que caigan por las mejillas.

5. Y también con el mismo lápiz de ojos puedes pintarte los labios. Ojo, por una cuestión de higiene es recomendable que lo afiles bien antes de pasar de los ojos a los labios!

6. Termina aplicando un poco de manteca de cacao o bálsamo labial para que no se te resequen demasiado los labios ni vayas incómoda.

Lista para asustar a tus amigos. ¡Buhhhhh! Este es un maquillaje fácil y divertido de completar vistiéndote simplemente de negro o de blanco de la cabeza a los pies. ¡Perfecto para planes de última hora!

1. Hidrata bien la cara con una crema para que el maquillaje quede bien fijado en el rostro.
2. Elige una sombra de ojos totalmente blanca, como si fuera blanco yeso (ojo, ni beige ni rosa ni en otros tonos… tiene que ser totalmente blanca!) Y mejor si es mate, sin brillitos y aplica la sombra de ojos con una brocha como si fueran polvos para el rostro, sin cortarte, por toda la cara, cuello y escote hasta que estés mucho más blanca de tu tono habitual.

3. Con un lápiz negro de ojos dibuja bien el contorno del ojo a ras de las pestañas, como si te hicieras una raya pero más gruesa. Con un pincelito o con un bastoncito de algodón desdibújala difuminándola para que quede emborronado todo el ojo.

4. Con el mismo lápiz negro pero bien afilado, dibuja lágrimas negras que caigan por las mejillas.

5. Y también con el mismo lápiz de ojos puedes pintarte los labios. Ojo, por una cuestión de higiene es recomendable que lo afiles bien antes de pasar de los ojos a los labios!

6. Termina aplicando un poco de manteca de cacao o bálsamo labial para que no se te resequen demasiado los labios ni vayas incómoda.

Lista para asustar a tus amigos. ¡Buhhhhh!


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?