Maquillaje de Carnaval ¡paso a paso!

superpop-superpop-chicos-home-51
Si te gusta cambiar de personalidad por un día, Carnaval es la mejor época del año. Deja volar la imaginación, decide el disfraz y escoge los materiales ideales para preparar un maquillaje alucinante.

La base
Antes de empezar a maquillarte, recógete el pelo y ponte crema hidratante en la cara. Si quieres maquillar toda tu cara, los lápices de colores son perfectos. Empieza utilizando los tonos más claros y luego ve añadiendo los distintos colores que necesites. ¡Se extienden fácilmente! y se consiguen auténticas maravillas, al igual que con los «kits» que llevan distintos colores y que se aplican con un pincelito como si fuesen sombras de ojos; con estos colores puedes hacer las máscaras que quieras.
Si prefieres un «look» más «fashion», con los lápices de ojos, normales y corrientes, podrás hacer pecas falsas que te darán un toque súper sexy o marcar la base del dibujo si, por ejemplo, decides hacerte una careta de gata. Además, si buscas un maquillaje perfecto hay unas barritas de color carne que son una pasta que tapa las cejas completamente. ¡Ah! y todo se limpia ¡con agua y jabón!

El «glamour»
El punto mágico de Carnaval lo dan siempre la purpurina y las estrellitas. ¿Cómo se pegan? Pues va muy bien aplicar antes en la cara una capa de vaselina y poner la purpurina por encima, pero si ya te has pintado la cara con los lápices de colores, entonces verás que se fija sin añadir nada. Las pestañas postizas son el no va más del «glamour». Se ponen súper fácil con un adhesivo -que siempre va con las pestañas-. Hay que fijar las pestañas lo más cerca posible de donde nacen las tuyas.

Súper original
El pelo también es el protagonista del Carnaval. Triunfarás si lo llenas de mechas de colores postizas o cambiando el color en un plis con los «sprays» para el pelo de colores o con una divertida peluca rizada. Pero si lo que deseas es montarte un disfraz de miedo, podrás hacer sangre falsa con la mercromina de toda la vida, ¡va genial! También hay infinidad de prótesis para hacerte disfraces un poco «gore»: un ojo que se cae, marcas de colmillo, verrugas postizas… Todo se aplica con un pegamento especial para la piel. ¡Feliz Carnaval!

Si te gusta cambiar de personalidad por un día, Carnaval es la mejor época del año. Deja volar la imaginación, decide el disfraz y escoge los materiales ideales para preparar un maquillaje alucinante.

La base
Antes de empezar a maquillarte, recógete el pelo y ponte crema hidratante en la cara. Si quieres maquillar toda tu cara, los lápices de colores son perfectos. Empieza utilizando los tonos más claros y luego ve añadiendo los distintos colores que necesites. ¡Se extienden fácilmente! y se consiguen auténticas maravillas, al igual que con los «kits» que llevan distintos colores y que se aplican con un pincelito como si fuesen sombras de ojos; con estos colores puedes hacer las máscaras que quieras.
Si prefieres un «look» más «fashion», con los lápices de ojos, normales y corrientes, podrás hacer pecas falsas que te darán un toque súper sexy o marcar la base del dibujo si, por ejemplo, decides hacerte una careta de gata. Además, si buscas un maquillaje perfecto hay unas barritas de color carne que son una pasta que tapa las cejas completamente. ¡Ah! y todo se limpia ¡con agua y jabón!

El «glamour»
El punto mágico de Carnaval lo dan siempre la purpurina y las estrellitas. ¿Cómo se pegan? Pues va muy bien aplicar antes en la cara una capa de vaselina y poner la purpurina por encima, pero si ya te has pintado la cara con los lápices de colores, entonces verás que se fija sin añadir nada. Las pestañas postizas son el no va más del «glamour». Se ponen súper fácil con un adhesivo -que siempre va con las pestañas-. Hay que fijar las pestañas lo más cerca posible de donde nacen las tuyas.

Súper original
El pelo también es el protagonista del Carnaval. Triunfarás si lo llenas de mechas de colores postizas o cambiando el color en un plis con los «sprays» para el pelo de colores o con una divertida peluca rizada. Pero si lo que deseas es montarte un disfraz de miedo, podrás hacer sangre falsa con la mercromina de toda la vida, ¡va genial! También hay infinidad de prótesis para hacerte disfraces un poco «gore»: un ojo que se cae, marcas de colmillo, verrugas postizas… Todo se aplica con un pegamento especial para la piel. ¡Feliz Carnaval!


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?