Los Protegidos. Así continúan sus vidas sin Culebra

superpop-superpop-noti_listado_lospr-1
Comienza un punto y aparte para la familia Castillo. La muerte de Culebra va a marcar un antes y un después para todos. Y lo peor de todo es que la vida sin Culebra empieza al día siguiente, cuando todos tienen que asimilar que nunca más lo volverán a ver…

Así es la vida sin Culebra

El cielo de Valleperdido ya no tiene el mismo color, no brillan las estrellas  y el viento sopla fuerte, rabioso. Sandra está arrodillada en el suelo abrazada al cuerpo inerte de Culebra. Intenta reanimarlo para que abra los ojos y la mire, aunque sea por última vez, pero ya nada vale porque Culebra se ha ido para siempre. Entonces Sandra furiosa mira al cielo y, rabiosa de dolor, lanza dos enormes rayos que provocan truenos y relámpagos.
Empieza la tormenta y empiezan a caer las primeras gotas sobre la cara de Sandra y de Culebra.
Y en el bosque la planta mágica se marchita y caen sus hojas al suelo, como si fueran lágrimas de pena, como si la planta supiese que uno de los suyos, un poderoso acaba de morir. 

Así se entera Lucía…

En casa, Lucía y Carlitos terminan de hinchar unos globos, cuando una fuerte luz ilumina sus rostros. Son los rayos de la tormenta, pero no es una tormenta cualquiera y Lucía lo sabe. Entonces Sandra entra por la puerta. Las dos se miran sin decirse una palabra, pero no hace falta porque Lucía lo entiende todo. Ya sabe por qué el cielo está gris, por qué ha tenido ese pálpito… Ya sabe que Culebra ha muerto.

La familia Castillo se rompe…

El día después es el más duro para todos, Lucía, por ejemplo, se ha quedado a dormir en la cama de Culebra y no quiere bajar, ese es el único lugar dónde le puede sentir como si no se hubiera ido. Además, quiere despedirse de él y Mario no la deja ir al cementerio, así que tendrá que buscar otra manera de hacerlo.
Sandra está desolada, triste y sin energía, su poder ya no funciona. Lucas intenta animarla, pero ella no quiere ir al cementerio y recordar a Culebra así, dentro de una caja, muerto. Lucas la entiende pero tiene que hacer un esfuerzo, por él, por Carlitos y Lucía.  
Para Julia también ha sido un golpe muy duro. Ella también sabe que hay un antes y un después de la muerte de Culebra, pero lo tiene claro, ahora lo más importante es estar con la familia. Lo que no sabe Julia es que Dorita tiene otros planes reservados para ella.
Todos sufren a su manera e intentan superar este duro golpe, pero lo que ninguno de ellos puede sospechar es que la muerte de Culebra, además del dolor y la pena, provocará la mayor crisis nunca antes vivida en la familia Castillo.
Aquí empieza una nueva aventura para los Castillo. Una aventura que les llevará hasta el límite, hasta un punto de no retorno. Un punto en el que Julia tendrá que tomar una de las decisiones más importantes de su vida. Porque si alguna vez esta familia le ha importado es el momento de demostrarlo. Ella sabe que puede salvarles de este trágico final, pero tendrá que descubrir su verdadera identidad, confesar quién es, que ha estado mintiendo y que sólo quiere ayudarles.  
 

El poder de Leo

Leo se siente frustrado después de la muerte de su mejor amigo. Cuando va al colegio a recoger sus cosas de la taquilla tiene una experiencia única. Cuando abre la taquilla y ve una foto de él con Culebra le viene un fuerte dolor de cabeza que le hace cerrar los ojos, y cuando los vuelve a abrir, ha pasado algo increíble. Leo acude rápidamente a Sandra y le cuenta todo lo que le ha pasado en el colegio. 
Sandra va atando cabos. Los poderes no se utilizan de manera aleatoria, controlarlos es complicado, pero siempre tienen un sentido. Leo no entiende. Entonces Sandra le cuenta que si quiere volver a verlo con vida tiene que desearlo todas sus fuerzas y lo podrá conseguir.

Los chungos van a por todas

Lo que ninguno de los dos se puede imaginar es que Martín y Michelle van detrás de sus pasos. Martín acaba de confesar a Madre que Leo pudo ver quién conducía el coche del accidente. Madre se enfada con ellos. 
Michelle y Martín se presentan en el colegio y tienden una emboscada a Leo y Sandra. Ninguno de los dos tiene la mínima sospecha de lo que está a punto de pasar, pero Sandra ve un elefante en el llavero de Martín y lo entiende todo. 
Sandra y Leo despiertan en el almacén del bar, atados de pies y manos. Sandra no tiene electricidad, no se pueden soltar y lo necesita más que nunca, porque tiene que avisar a Mario de quiénes son en realidad Martín y Michelle. La familia está nuevamente en peligro y Sandra no sabe que en casa las cosas no pintan mejor.

¡La policía se quiere llevar a los niños!

Antonio intenta mediar con Mario y la policía para que Mario les entregue a los niños. Mario nunca va a permitir que le quiten a sus hijos, así que si tienen que entrar lo harán a la fuerza. 
Todos están acorralados, Sandra y Leo atados de pies y manos en el almacén y Mario, Julia y los niños en casa sin saber por dónde escapar de la policía. Todos están en peligro, pero hay alguien que puede sacarlos de ahí. Ése es Leo, él es el único que puede conseguir despertarles a todos de esta horrible pesadilla y el futuro de la familia Castillo están en sus manos.  
Clicka aquí para ver todas las fotos de LA VIDA SIN CULEBRA
Comienza un punto y aparte para la familia Castillo. La muerte de Culebra va a marcar un antes y un después para todos. Y lo peor de todo es que la vida sin Culebra empieza al día siguiente, cuando todos tienen que asimilar que nunca más lo volverán a ver…

Así es la vida sin Culebra

El cielo de Valleperdido ya no tiene el mismo color, no brillan las estrellas  y el viento sopla fuerte, rabioso. Sandra está arrodillada en el suelo abrazada al cuerpo inerte de Culebra. Intenta reanimarlo para que abra los ojos y la mire, aunque sea por última vez, pero ya nada vale porque Culebra se ha ido para siempre. Entonces Sandra furiosa mira al cielo y, rabiosa de dolor, lanza dos enormes rayos que provocan truenos y relámpagos.
Empieza la tormenta y empiezan a caer las primeras gotas sobre la cara de Sandra y de Culebra.
Y en el bosque la planta mágica se marchita y caen sus hojas al suelo, como si fueran lágrimas de pena, como si la planta supiese que uno de los suyos, un poderoso acaba de morir. 

Así se entera Lucía…

En casa, Lucía y Carlitos terminan de hinchar unos globos, cuando una fuerte luz ilumina sus rostros. Son los rayos de la tormenta, pero no es una tormenta cualquiera y Lucía lo sabe. Entonces Sandra entra por la puerta. Las dos se miran sin decirse una palabra, pero no hace falta porque Lucía lo entiende todo. Ya sabe por qué el cielo está gris, por qué ha tenido ese pálpito… Ya sabe que Culebra ha muerto.

La familia Castillo se rompe…

El día después es el más duro para todos, Lucía, por ejemplo, se ha quedado a dormir en la cama de Culebra y no quiere bajar, ese es el único lugar dónde le puede sentir como si no se hubiera ido. Además, quiere despedirse de él y Mario no la deja ir al cementerio, así que tendrá que buscar otra manera de hacerlo.
Sandra está desolada, triste y sin energía, su poder ya no funciona. Lucas intenta animarla, pero ella no quiere ir al cementerio y recordar a Culebra así, dentro de una caja, muerto. Lucas la entiende pero tiene que hacer un esfuerzo, por él, por Carlitos y Lucía.  
Para Julia también ha sido un golpe muy duro. Ella también sabe que hay un antes y un después de la muerte de Culebra, pero lo tiene claro, ahora lo más importante es estar con la familia. Lo que no sabe Julia es que Dorita tiene otros planes reservados para ella.
Todos sufren a su manera e intentan superar este duro golpe, pero lo que ninguno de ellos puede sospechar es que la muerte de Culebra, además del dolor y la pena, provocará la mayor crisis nunca antes vivida en la familia Castillo.
Aquí empieza una nueva aventura para los Castillo. Una aventura que les llevará hasta el límite, hasta un punto de no retorno. Un punto en el que Julia tendrá que tomar una de las decisiones más importantes de su vida. Porque si alguna vez esta familia le ha importado es el momento de demostrarlo. Ella sabe que puede salvarles de este trágico final, pero tendrá que descubrir su verdadera identidad, confesar quién es, que ha estado mintiendo y que sólo quiere ayudarles.  
 

El poder de Leo

Leo se siente frustrado después de la muerte de su mejor amigo. Cuando va al colegio a recoger sus cosas de la taquilla tiene una experiencia única. Cuando abre la taquilla y ve una foto de él con Culebra le viene un fuerte dolor de cabeza que le hace cerrar los ojos, y cuando los vuelve a abrir, ha pasado algo increíble. Leo acude rápidamente a Sandra y le cuenta todo lo que le ha pasado en el colegio. 
Sandra va atando cabos. Los poderes no se utilizan de manera aleatoria, controlarlos es complicado, pero siempre tienen un sentido. Leo no entiende. Entonces Sandra le cuenta que si quiere volver a verlo con vida tiene que desearlo todas sus fuerzas y lo podrá conseguir.

Los chungos van a por todas

Lo que ninguno de los dos se puede imaginar es que Martín y Michelle van detrás de sus pasos. Martín acaba de confesar a Madre que Leo pudo ver quién conducía el coche del accidente. Madre se enfada con ellos. 
Michelle y Martín se presentan en el colegio y tienden una emboscada a Leo y Sandra. Ninguno de los dos tiene la mínima sospecha de lo que está a punto de pasar, pero Sandra ve un elefante en el llavero de Martín y lo entiende todo. 
Sandra y Leo despiertan en el almacén del bar, atados de pies y manos. Sandra no tiene electricidad, no se pueden soltar y lo necesita más que nunca, porque tiene que avisar a Mario de quiénes son en realidad Martín y Michelle. La familia está nuevamente en peligro y Sandra no sabe que en casa las cosas no pintan mejor.

¡La policía se quiere llevar a los niños!

Antonio intenta mediar con Mario y la policía para que Mario les entregue a los niños. Mario nunca va a permitir que le quiten a sus hijos, así que si tienen que entrar lo harán a la fuerza. 
Todos están acorralados, Sandra y Leo atados de pies y manos en el almacén y Mario, Julia y los niños en casa sin saber por dónde escapar de la policía. Todos están en peligro, pero hay alguien que puede sacarlos de ahí. Ése es Leo, él es el único que puede conseguir despertarles a todos de esta horrible pesadilla y el futuro de la familia Castillo están en sus manos.  
Clicka aquí para ver todas las fotos de LA VIDA SIN CULEBRA

https://youtube.com/watch?v=dLZsbGaw0HQ


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?