¡Las mejores excusas para llegar tarde!

superpop-superpop_peque_excusas-llegar-tarde-1

¡Me quedé dormida!

Es una de las mejores excusas (y más usadas) para llegar tarde a clase… Y al principio de curso suele funcionar bastante bien, ya que ya se sabe que con el cambio de horario, volver a madrugar, hacerse de nuevo a la rutina… Eso sí, los primeros días seguro que tus profes (que también vienen de muy buen rollo después de las vacas) no te dicen nada, pero ¡ojito con usarla demasiado! Como se mosqueen… ¡verás!

«No me sentía bien»

Esta excusa puede servir o bien para anular una cita que no te apetece demasiado o bien para llegar un par de horas tarde a clase… Si le dices al profe que te has levantado un poco chunguilla y que has esperado a ver si se te pasaba un poco… ¡fijo que te cree!
¡Ojito! Sólo podrás usar esta excusa un par de veces durante el curso o corres el riesgo de que llame a tus padres o te pida el justificante del médico, ¡al loro!

 

La alarma traicionera

Se parece un poco a la de quedarte dormida, pero esta vez le echas la culpa a la alarma de tu móvil que, curiosamente, no se ha cargado bien y claro, no te ha sonado la alarma…

La prueba: Enséñale el móvil apagado y dile: «ves, profe, me lo he traído a clase sin cargar»…

 

La mejor amiga

Lo mejor para llegar tarde a casa es ser totalmente sincera con tus padres y gestionar con ellos que te alarguen un poco más la hora de llegada a casa… ¡El resto te puede meter en marrones! Pero bueno, hasta que lo consigas, aquí tienes una de las mejores excusas si te pasas de la hora de llegar a casa: «es que X (di el nombre de tu mejor amiga que por supuesto tus padres conocen y les cae genial) está pasando un mal momento y tuve que quedarme con ella para consolarla y ayudarla… Es lo que hacen las buenas amigas y así me habéis enseñado, ¿no?». Tu sinceridad y el hecho de que seas tan buena los enternecerá cantidad y no podrán echarte la bronca, porque eso es lo que precisamente quieres que seas: buena persona. ¡Triunfada!

La clave: Es súper importante que te alíes con tu mejor amiga por si ellos le preguntan cómo se encuentra… Que les diga que gracias a tus consejos se encuentra mucho más animada… ¡Que no os vayan a pillar!

 

Bufff, menudo transporte…

Si llegas tarde a clase o a una cita… ¡échale la culpa al transporte público aunque te haya llevado tu padre en coche! La excusa de que el bus iba muy lento o el metro se estropeó… ¡no falla! Y es que esto del transporte urbano es una de las mejores excusas para llegar tarde, pero claro… ¡no se puede abusar!

Su respuesta: Si usas esta excusa habitualmente, sobre todo cuando llegas tarde a clase, te pueden decir que te levantes más temprano para intentar evitar estos continuos «problemillas» que tienen casualmente el bus y el metro donde tú vas… ¡Buff!

 

¿Cuál es tu mejor excusa cuando llegas tarde, popera?


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?