Justin Bieber: los secretos de su gira

superpop-justin-believe-tour2jpeg

Ains, con tanto mareo de cancelaciones y nuevas fechas en los conciertos de Justin, ¡¡¡el pobre va a volver a vomitar !! Fuera de bromas, nuestro canadiense favorito está muy apenado por todos los cambios que ha habido en su gira española, sobre todo por esas fans de Barakaldo que ahora van a tener que viajar a Madrid -si quieren verlo en directo el próximo 14 de marzo- o a Barcelona, donde actuará el sábado 16. Sin embargo, ¡¡¡el esfuerzo valdrá la pena!!! Y es que sus giras son ¡alucinantes! Conoce ahora punto por punto los secretos de un tour ¡¡¡que no te puedes perder!!!

·

¡On the road! Siempre que pueden, Justin y sus músicos se desplazan de escenario en escenario en autobús, pero no en un bus cualquiera… ¡¡¡sino en once buses de súper lujo con todas las comodidades!!! Sí, y de hecho el bus es tan cómodo, que en alguna ocasión Justin ha preferido dormir en él en lugar de en un hotel, ¡porque las fans lo tenían asediado! Así que además de un medio de transporte muy práctico, de vez en cuando se convierte en su guarida de protección…

Equipaje pesado: ¡¡¡Lo suyo no parece un tour, sino una mudanza!!! Y es que, al parecer, entre Justin, sus asistentes, sus bailarines y sus músicos se desplazan llevando ¡¡¡500 maletas!!! Es esfuerzo vale la pena, porque así tiene modelitos para elegir y no repetir nunca…

·

¡Cero distracciones! Sabemos que la noche antes de cada concierto, para que nada perturbe su sueño, ¡Justin tiene prohibido encender el ordenador! Sí, sí, su madre en eso es muy estricta, aunque sabemos que Justin no renuncia a una cosa, su móvil, ¡pues siempre nos cuenta cómo se siente antes de cada actuación a través de Twitter!

· En su camerino ¡nunca faltan las chuches! Ya sabíamos que Justin era un chico dulce, pero hemos sabido que todavía lo es más, pues una de las cosas imprescindibles que nunca faltan en su camerino antes de los conciertos son las gominolas.

¡Ping pong antes de los conciertos! Como forma de desestresarse y quemar adrenalina antes de cada concierto, ¡¡¡Justin juega al ping pong! Sí, en cada ciudad donde actúa manda que le pongan una mesa de ping pong, en la que muchas veces juega con Scooter Braun, el empresario musical que lo descubrió. Finalmente, como ritual de protección y suerte, antes de cada show Justin dedica unos minutos para rezar y finaliza haciendo un corro con todo su equipo (en el que hay más de cuarenta bailarines y músicos) ¡para contagiarse de buenas vibraciones!

¡Sube a fans al escenario y les regala flores! ¿Cuántas veces no has pensado que una de esas fans podrías ser tú? ¿Te imaginas? Lo cierto es que Justin siempre les hace a algunas chicas el regalazo inolvidable de compartir con él un tema en el escenario. Un tema que suele cantarle a la afortunada bien cerquita, con pasión… ¡para morirse! Y más, cuando a esa canción le añade un ramo de flores de recuerdo, ¡¡¡es que este chico es un amor!!!
 ¡Se queda en calzoncillos! Bueno, realmente eso sólo le ha pasado una vez, durante su participación en el festival Wango Tango, celebrado en California. Justo cuando iba a presentar a la cantante Carly Rae Jepsen, ¡¡¡sus pantalones cedieron y dejaron a la luz unos calzoncillos blancos!!! ¿Os imagináis que eso le vuelve a pasar en España? ¡Se los arrancamos a bocados!

 Visita a niños enfermos:Hemos sabido que a lo largo de su tour, siempre que puede, Justin hace un alto en el camino para visitar a niños enfermos que están en hospitales y que por su estado no pueden verlo en sus directos. ¡Él sí que los hace soñar!


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?