Ficha los puntos débiles de los chicos ¡y hazte irresistible!

superpop-superpop-chicos-home-26
El secreto más sexy
Deja de darle vueltas porque no es nada de lo que estás pensando, ¡sino algo mucho más sencillo! ¿Sabías que reírte te hace 10 veces más sexy? Sí, sí. La idea no es que te partas a piñón rollo Club del Chiste, pero sí que no te dé corte reírte y pasártelo bien. A ellos les atrae mogollón una chica que se ríe con sus amigas ¡y que sabe pasárselo bien! Y si encima también te ríes de sus bromas… ¡lo tendrás ganado! ¿A que ser súper sexy no cuesta tanto?

¡Se les va la vista!      
Echa un vistazo a tu armario y comprueba: ¿Cuántas minis o shorts tienes? ¿Y como estás de camisetas con escote? ¡Porque los vas a necesitar! Y es que si hay algo que los chicos no pueden evitar ¡es fijarse en unas piernas y un escote! Es un efecto parecido ¡al de un imán y una nevera! Acércate a ellos insinuando una de las dos cosas y… ¡verás cómo su vista se pega a ti en tiempo récord! Eso sí, no te pases… Es mucho mejor insinuar ¡que enseñar! ¡Y ellos lo notan!

Dile lo que vale
Si hay algo a lo que un chico no puede resistirse… ¡es a los piropos! Eso de que les digan que son «lo más» en algo ¡les va cantidad! Así que si le dejas caer de vez en cuando un comentario tipo: «Pero qué bien se te da esto, eres el mejor en aquello o qué guapo estás hoy…», ¡te convertirás en su chica preferida! Sobre todo ¡si hay algún colega suyo para oírlo! ¡Aish…! Si es que ¡son súper competitivos! Aprovéchate y lo mismo consigues que él también te suelte alguno ¡de vez en cuando!

¡¡¡Esa carita!!!
Tenéis un tonteo de los que hacen historia… ¡vamos, que lo vuestro está al caer! Pero ¿quieres comprobar cómo se derrite delante de ti? ¡Pues toma nota! Si quieres conseguir algo y tu fichaje se resiste, acércate, mira al suelo y pon carita de pena… ¡pero con ese puntito travieso que ya sabes! Cuando te vea, no podrá evitar sonreír y si encima te acercas y juegas con su camiseta mientras le miras a los ojos… ¡Bueno, comprueba tú misma cómo acaba la cosa! ¡Pero prepárate para el beso porque cae fijooo!

Se derriten…
Y si quieres tener fichados todos los puntos débiles de los chicos, hay uno ¡que no se te puede olvidar! ¡Su cuello! Sí, sí, ¡no falla nunca! ¡Se vuelven locos! Así que en cuanto puedas… ¡a por él! Basta con que digas: «A ver… tienes una cosita aquí» y le roces el cuello con tus dedos… ¡Se quedará pilladísimo! Es el momento ideal para que lo mires a los ojos y… ¡Aish!

El momento K.O
Antes de seguir, comprueba que te has dejado la vergüenza en el cajón, ¡porque aquí sobra! Y es que para aprovechar este punto débil tendrás que echarle un poco de morro… ¡Eso sí, hazlo bajito…! No, no se nos ha ido la olla. Pero si quieres conseguir ese beso con el que sueñas… ¡tendrás que susurrar! ¡Así de fácil! Busca el momento adecuado y acércate con tu carita más inocente, finge que tienes que contarle algo al oído y acércate aún más, dile: «Déjame probar una cosa…», pero díselo muy bajito, casi susurrando y antes de que pueda reaccionar, ¡bésalo suavemente en los labios! Míralo, sonríe y di: «Lo sabía». ¡Y pírate! ¡Funciona! Y es que algo se activa en los chicos cuando les susurras al oído… ¡Se quedan K.O! ¡No se atreven ni a moverse! ¡Punto débil localizado!


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?