¡Empieza la cuenta atrás para conquistarlo!

superpop-chicos-cuenta-atras

 

10 días. ¡Empieza el ligue-ataque!

 

¡¡¡Técnica termómetro!!!

Traducción popera: cada vez que quedéis, ¡¡¡le subirá la temperatura al máximo!!! Y para conseguirlo, cuida a saco tus gestos, tus palabras, tu look… Da igual donde estéis, cuando consigas que él no te quite el ojo de encima, ¡lo tendrás en el bote!

Modelitos con truco… Es súper fácil que, como por descuido, se te vea la tira del suje, la del tanga, que te subas un tirante de manera súper sexy… Parecerá casual, ¡pero él se dará cuenta y no veas cómo se pondrá! ¿Quieres más ideas? Ficha nuestro especial de moda de este número… ¡Es súper hot!

¡Acercando posiciones! Cuando hables con el chico que te gusta a rabiar, acércate más de lo normal (pero disimulando, ¡eh!)… ¡Y que se te vayan las manos al pan, je! Si estáis sentados, ponle la mano en la rodilla, tócale el brazo, quítale una pelusilla (¡imaginaria!) de la camiseta, tócale la mejilla… Se derretirá, ¡ya lo verás!

Imaginación al poder

¡Toca que quedéis los dos a solas! ¡Propónselo con imaginación! ¡Invéntate un día festivo! Suéltale, por ejemplo, «hoy es el día de los mejillones y los granizados. ¿Te invito a ir de pesca o a un bar?». ¡Flipará contigo! Y, por supuesto, ¡te dirá que sí!

Y para que se derrita… Cuando quedéis, da igual donde vayáis ¡pero no le toques! Verás que será él quien te echará de menos ¡y se te acercará a saco buscando rollete! Ejem…

5 días. ¡Ataca!

¡Tope juntos!

La idea en estos cinco días, ¡es meterte a saco en su vida! Que no pueda pasar sin ti ni un sólo día y que se acabe colgando como un jamón por tus huesos. Y, para ello, la táctica es… ¡estar con él todo el rato!    

Excursiones, cine, piscina… Fijo que hay mogollón de planes que siempre están pendientes por hacer: ir de excursión al campo, sesión doble de cine, pisci, fiestuqui chill out en el parque… Pues ahora es el momento de hacerlo todo, ¡invitando al chico que te pone!

La + enrollada:  A los tíos les ponen mogollón las chicas tope divertidas y que siempre tienen ideas originales y nuevas ¡para pasar un buen rato! Por eso, conviértete en la salsilla de la fiesta…

La frase destroyer:  Cuando él te venga a decir algo, sueltale: «Además de divertida, beso genial… ¿Te atreves?»

3 días. Aceleraaaa…

Primer día: Excusas…

Cualquier momento es bueno para que haya «roce» entre los dos y se quede colgado de ti: una ahogadilla en la pisci, que le pidas que te ponga crema, un «resbalón» que te haga acabar encima de él, que le roces al pasar por su lado…

Segundo día: ¡Toca acercarse! Tienes poco tiempo, pero píllalo en un momento en el que esté sin sus colegas, ¡y hazte la encontradiza! «Uy, ¿qué haces tú por aquí, ¡qué casualidad!». Lánzale un par de indirectas picantonas que lo dejen sin habla y vete ¡después de plantarle dos besazos para despedirte, claro! Lo flipará contigo.

¡Invítale a algo! Cuando ya se ha fijado en ti, ¡tienes que mantener su interés! ¡Proponle algo en grupo que no pueda rechazar! Una fiesta de la espuma en la disco, ir a un bar musical, fiesta en casa de un colega…

Día F: ¡Fiesta! ¡Es tu momento! Déjalo a su aire, que salude a la peña, pero después de un rato acércate y dale conversación ¡de lo que sea! ¡No importa! Pero ve sacándole cosillas: cómo le gustan las chicas, qué le pone, cómo le va que se lancen…

A solas… Busca cualquier excusa para llevártelo fuera, ¡y que haya acercamiento! Ponle un buen anzuelo ¡y seguro que pica! Cuélale una trola en plan: «Uy… Hoy parece que hay eclipse de sol, ¿vamos a verlo?» ¡Y vaya sí será de sol! Porque cuando le pegues un pedazo morreo, ¡no verá la luz!

¡Operación morreo en 24h!

El truco es pillarlo ¡y que no se escape sin llevarse un filetazo tuyo! Apunta estas mini-tácticas de arrase ¡ya!

De la mano… Estáis en la disco, lo pillas de la mano, le guiñas un ojo y lo arrastras fuera (ningún chico se resiste a que una tía pille el control…), os paráis ¡y le das el morreo de su vida!

Con la cabeza… ¡El cerebro es el músculo más hot! Déjale sin palabras, soltándole: «Me gustas y sé que te gusto, podemos liarnos ahora o… esperar un año para volver a vernos».

A la boca… ¡Sigue la táctica del «despiste»! Empieza a acercarte a él muy despacio, cuando vuestros labios estén a punto de tocarse, ¡desvíate y pégale un besazo en el cuello! ¡Le pondrás la piel de gallina y se lanzará a por ti!

Con WhatsApps… Envíale el mismo WhatsApp cada dos horas: «Falta poco para tu mejor momento del día». Y, por la tarde, búscalo, ¡¡¡y bésalo!!!

¿Qué te parecen estas tácticas?


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?