¡Conoce a gente nueva!

superpop-reportaje-conoce-gente-nueva

¡Este verano será un éxito total en el tema amistad! ¿Por qué? Porque tenemos entre nuestras manos las tácticas infalibles que utilizan los más poperos para estar rodeada de amigos a todas horas. Así que fuera agobios porque acabes de aterrizar en el cámping o en ese diminuto pueblo de tus abuelos donde no conoces a nadie. ¡Tienes que ser positiv@!, la clave está en ser tú mism@ y acoplarte a esa peña que se reúne todas las noches al lado de casa o que se lo pasa bomba cantando en el karaoke de la esquina. ¡Lánzate y tendrás amigos en todas partes!

5 claves para arrasar

1. ¡Dale al palique! Aprovecha cualquier momento para hablar con la peña: en la cola del súper, en el parque… Si eres algo tímid@ y te cuesta relacionarte, hazte una pequeña lista de temas de los que hablar. ¡No falla!
2. ¡Sé divertid@! Con eso no nos referimos a que te conviertas en «un payaso», ¡bastará con que seas súper alegre!
3. ¿Interesad@ tú? Sí, sí, pero en plan que te interesas por los demás. Escúchales, quédate con lo que les flipa hacer, con los detalles de su vida… ¡Todos necesitamos una «oreja amiga»!
4. ¡Haz que confíen en ti! Siendo súper legal con la peña y contigo conseguirás que la gente se sienta a gusto a tu lado y se abran a ti. Si lo consigues, ¡vuestra amistad durará para toda la vida!
5. ¡No te desesperes! Ni acribilles a la peña a llamadas, ni te pegues a ellos como una lapa… ¡Que surja todo de forma natural!

¿A dónde te vas?

» Al pueblo. ¡Se acabó el pasarte el veranito con los mayores! Conoce a gente de tu edad aprovechando cualquier campeonato de verano que se celebre en el pueblo para acercarte a la peña… ¡aunque sea de mus, je!
» Al extranjero. ¿Te vas a otro país con tu family y temes morirte del asco? Pues la solución la tienes más cerca de lo que crees… ¡tan cerca como tengas tu ordenador! Para encontrar posibles nuevos colegas que vayan al mismo sitio que tú sólo tienes que entrar en un foro de viajeros o su Facebook ¡y ponerte en contacto con la peña!
» A la playa. Para empezar, ¡que no te dé palo ir sol@ a la playa! Una vez allí acércate a cualquier partidillo de volley-playa entre colegas y pregúntales si tú también puedes jugar, ¡por la cara! Fijo que entre punto y punto ¡os hacéis inseparables!
» Te quedas en casa. ¡No se acaba el mundo! Apúntate a clubs de todo tipo: de lectura, de intercambio de idiomas, de deportes, de excursionistas… ¡hay mogollón de posibilidades!

¡Conviértete en líder!

Si has hecho amigos pero no se conocen entre sí y te da palo tener que repartirte… ¡júntalos y crea tu pandilla! Actúa de líder: preséntalos, llámalos para quedar, haz que se conozcan a fondo… Al final tú serás su punto de unión ¡y ese amigo imprescindible en cada fiesta!

¡No te olvides, eh!

Por mucho que este verano te montes una pandi nueva, ¡no te olvides de tus amigos de siempre! Envíales SMS para saber cómo les van las vacas, conéctate al messenger, mándales postales… Así cuando el nuevo curso empiece no habrá malos rollos ni celos. ¡Tendréis tanto que contaros!

EXPERIENCIAS DE VERDAD
– «Una tarde, me fui de fiesta con mi hermana y sus amigos y la verdad es que pensaba que me iba a aburrir como una ostra. Pero tuve potra y, como era la mayor del grupo, conocí a un montonazo de gente con la que hice muy buenas migas. Fue la primera vez que me alegré de salir con mi hermana pequeña».
– «Cuando llegué al pueblo y me puse mi súper camiseta mini para ir de marcha, me coloqué una mega pulsera a juego que era de brillantitos, ¡quedaba súper bien! Una chica alucinó cuando la vio y me contó que ella no había encontrado nada parecido en ninguna tienda. Yo me enrollé un montón y se la regalé. Gané una nueva amiga para todo el verano con la que me lo pasé genial».
– «Mi verano cambió de forma radical ¡de la manera más rara del mundo! No conocía a nadie de la urbanización donde veraneaba y me pasaba el día con mis padres. Mi madre me mandó a comprar el pan y allí había unos chicos pidiendo tropecientas barras. “Os vais a llevar toda la panadería y sólo sois dos”, les dije flojito. Me puse roja como un tomate, pero me sirvió para que hablaran conmigo porque les caí súper bien. Iban a un parque acuático con los colegas y ¡¡¡me invitaron!!!».
– «Siempre me encontraba en la playa con un grupo de chicas jugando a volei y parecía que se lo montaban a lo grande. El balón se les fue por casualidad hacia mi toalla. “¡Os lo pasáis cantidad  de bien jugando, eh!”, ésa fue la frase mágica. Les faltaba una chica para el partido y me propusieron jugar. No lo pensé, ¡me apunté al instante!».
–  «Estaba tomando un granizado en una heladería con mis tíos y ¡empezó a sonarme el móvil! Me dio corte porque tenía el sonido muy fuerte y lo escucharon todos los que estaban alrededor. Pero… ¡sorpresa!, una chica se acercó y me dijo que esa melodía era chulísima, pero no estaba ni en Internet ni sabía cómo conseguirla. ¡No te preocupes que yo te la paso!, le dije. La afición por los móviles y los tonos nos unió forever».


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?