Broncéate como una experta

superpop-superpop-belleza-home-bronceado-1

Ponerse morenita en verano es lo más: te hace más sexy, tu piel pilla un color que les encanta a todos… ¡Pero cuidado! Porque los rayos del sol van a por tu piel… ¡si no te bronceas con coco! Conserva tu morenito, poténcialo ¡y a ligar!

 

El protector… ¡tu aliado!
No salgas de casa sin él. ¿Verdad que siempre habías pensado que un protector solar sólo se usa cuando vas a tomar el sol? ¡Pues es falso! En verano es importante que siempre vayas protegida de los rayos. Por eso, aunque no vayas a la playa ni a la pisci, tienes que salir a la calle con tu piel preparada, sobre todo la de la cara, que es la más expuesta. Usa a diario un protector solar no graso cuando salgas de casa, ¡te irá genial!
¿Cuándo aplicarlo? Para que las cremas protectoras formen un escudo en tu piel a prueba de rayos solares, necesitan un tiempo de acción, así que no olvides ponértela media hora antes de exponerte al sol, ¡así te librarás de quemaduras!
¡Nueva dosis! Seguro que te encanta meterte en el agua, jugar a las palas, estar cerca del mar… Pues al loro, porque el sudor y el agua hacen que la crema se vaya y pierda sus efectos, así que aplícate una nueva dosis cada dos horas.
¡Ojo con las zonas delicadas! Fijo que cada vez que te pones crema la extiendes súper bien por tus piernas, tus brazos y tu tripa, pero… ¡te olvidas de otras zonas a las que también toca el sol! No pases de las orejas, los pies o el escote. ¡Líbralas de rojeces también!
¡Márcate unos horarios! ¡Muchas horas seguidas de sol no son buenas para tu piel! Controla tu tiempo… Empieza con exposiciones de 20 minutos y amplíalas poco a poco ¡sin que excedan de 3 horas! ¡Ah! Y evita los momentos en los que el sol pega más: entre las 12 y las 16 horas.

¡Alimentos mix!

¡Caña a la hidratación! Para que tu piel esté súper hidratada y luminosa, incluso bajo el sol, ¡tienes que beber agua a tope! El agua será tu aliada, así que refréscate bebiendo al menos un litro y medio al día, ¡lo notarás y tu piel también!
Alimentos que broncean: ¿Sabes que para estar súper morenita no te hace falta ponerte en plan lagartija bajo el sol? Hay ciertos alimentos que te pondrán morena por dentro, ya que potencian el color dorado de la piel. Toma kiwis, fresas, tomates, zanahorias, pimientos rojos y espinacas ¡y conseguirás que tu bronce se multiplique!

 

Trucos rápidos para pillar moreno

Exfolia tu piel antes de aplicar la crema. Si quieres que tu bronce sea más bonito, debes cuidar primero tu piel. Exfóliala una vez a la semana, así eliminarás las células muertas y la crema solar podrá penetrar mejor para proteger cada vez que te expongas al sol. ¡Caña al guante de crin!
Protege tus lunares. El sol es un enemigo de esos puntitos marroncitos que te hacen tan sexy… Protégelos con un puntito de crema extra sobre su superficie. Y si estás mucho rato bajo el sol, ponte una sexy camiseta para protegerlos.
Complementos ¡para proteger tu coco! ¿Alguna vez has sentido un pelín de dolor de cabeza después de tomar el sol? ¡Pues eso es porque no tenías tu cabeza protegida de los rayos! Pásate a los complementos más fashion como los pañuelos pirata, los sombreros o las gorras ¡y luce moda mientras te proteges de calor!
Bronceado bonito ¡sin marcas! La piel morena es súper sexy… ¡siempre que el bronceado no se vea a trozos! Para evitarlo, libera tus muñecas de pulseras y relojes, pasa de collares y utiliza cada día un biquini de diferente modelo: atado al cuello, tipo palabra de honor, sin tirantes… ¡Ideal y súper a la última sin marcas!
¡Ojo con tus labios! ¿Te has fijado alguna vez en que la piel de tus labios es delicada bajo el sol? Es porque no tiene melanina y por eso se quema con mucha facilidad. Evítalo utilizando barras de cacao con protección solar… ¡Nadie podrá resistirse a tus besos!
Sabías que… ¿La piel que hay en el contorno de tus ojos es súper delicada? Así es, y el sol la reseca cantidad. Usa gafas ¡y evítalo!

 

S.O.S ¡Me he torrado!

Alivio de urgencia: Si estás súper roja después del sol, toma una ducha de agua templada o intenta enfriar la zona quemada colocando paños mojados con agua fría encima. Después, aplícate crema hidratante en abundancia o «after sun»… ¡Y apunta! La planta de aloe vera te ayudará a regenerar tus células, ¡úsala!
Mascarillas caseras: Si te has pasado con el sol y ahora te arde todo, ¡apunta! Bate un pepino recién sacado de la nevera con un poco de agua. Pon la mezcla sobre tu piel enrojecida, déjala actuar unos 20 minutos y aclárala con agua. El alivio será ¡total!
¡Usa manzanilla! Esta planta te ayudará cantidad con los picores y el dolor que causan las quemaduras solares. Prepara una infusión y, cuando se enfríe (te puedes ayudar con cubitos de hielo), te la aplicas sobre la piel con la ayuda de un algodón, ¡funciona!
Otros remedios caseros: Si no tienes a mano ninguno de los ingredientes anteriores, aplícate sobre la zona afectada un paño mojado en vinagre o un yogur natural…
Y para acabar: En caso de quemadura o rojez, evita siempre las prendas de ropa ajustadas, ¡potenciarán la irritación y tardará más en curarse!

 


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?