Aprovecha los exámenes para ligar

superpop-superpop-chicos-homes-exame-1
1. Antes de todo, acércate para estudiar
Para empezar, lo más importante de todo ¡son los días antes a los exámenes! No pierdas la oportunidad de aprovechar para estudiar con él. La frase de «es que yo no tengo ni idea y a ti se te da genial» ¡siempre funciona! O también puede ser al revés: si sabes qué asignatura se le da fatal, échale tú un cable, no rechazará tu oferta. ¡Los exámenes son importantes para todos!2. No pierdas el contacto directo
Si te lo pone difícil y  no queda para estudiar, ¡pasamos a la tecno! Es el momento perfecto para pedirle su mail o su facebook… ¡y bombardearle a preguntas durante la tarde-noche antes del examen! También puedes abrirle un privado en face y, para que no se raye, le dejas claro que sólo vais a hablar de clase y del examen en concreto. ¡Seguro que no te lo cierra y que la conversación acaba mejor de lo que crees!3. «¿Quedamos media hora antes para repasar?»
Nunca falla… Díselo el día anterior para prepararte a tope. Ese día, ponte tu mejor look y no olvides unas gotitas de esa colonia tan especial. Es un buen momento para sentaros juntos en el pasillo antes de que empiece el examen, para acercarte a él más que nunca, para mirar sus apuntes mientras él también lo hace… Vamos, que es el instante perfecto para quedarte sólo a unos centímetros de él. ¡Le encantará!4. ¡Momento clave!
Toca entrar a clase y sentarse… ¡Aprovecha para decirle que se siente a tu lado! Bien cerca, que no se te escape. Suéltale alguna excusa y cuando menos se lo espere le lanzas: «Es que tú me das buena suerte…». Te giras ¡y ya no le digas nada! Se le caerá la baba y se le olvidará todo lo que ha estudiado ¡de golpe!5. ¡Hora del examen!
No te la juegues por mucho que te pida ayuda… ¡cuidado! Eso sí, demuéstrale que estás ahí y que siempre puede contar contigo. ¡Pero ojo con el profe! Al salir, pregúntale siempre cómo le ha ido y si la respuesta es buena… ¡a celebrarlo! Hazle alguna propuesta, estará tan contento que te dirá que sí. Aunque si ha salido de bajón total, no elijas esa opción. ¡Dale algún consejo, cambia de tema y anímalo como tú mejor sabes!Puntazos que te ayudarán…
Si no consigues estudiar con él los días antes, déjale tus apuntes. Puedes escribir alguna frase de amor ¡donde menos se lo piense! O poner iniciales y mensajes secretos. Verá que eres súper romántica, original y misteriosa. ¿Has conseguido estudiar en su casa? Lo que va genial es dejarte algo olvidado allí… ¡tendrá que llamarte fijo! Otra táctica en su casa… Si no tienes todavía su número, podrías pedirle que te deje su móvil con la excusa de que te has olvidado el tuyo y tienes que llamar a tu madre. Hazte a ti misma una perdida ¡y será tuyo! ¿Es él quien va a ir a tu casa? ¡Prepara bien tu habitación para que flipe! Piensa que está en tu terreno y juegas con ventaja… Y deja encima de la cama o escritorio lo que más te interese que vea ¡para empezar alguna conversación más íntima! Como fotos importantes para ti…
Y al final, sorpréndelo
¡Exacto! Cuando termine el examen y hayan pasado unos días, casi no le hables. ¡¡¡Lo que lees!!! Fijo que se acerca a preguntarte qué te pasa. Entonces, coméntale con total naturalidad: «Ay, es que pensaba que sólo querías que te ayudara con el examen y ya está…». ¡Te dirá que no es así! Que para nada… ¡que eres su amiga y que le encanta estar contigo! Y es que lo ha podido comprobar todos esos días… Ya verás cómo en los siguientes exámenes te pide tu ayuda sin dudarlos. Y al final deseará estar contigo tanto si hay exámenes como si no… ¡y recuerda que se acercan las vacaciones! ¡Suerte!
1. Antes de todo, acércate para estudiar
Para empezar, lo más importante de todo ¡son los días antes a los exámenes! No pierdas la oportunidad de aprovechar para estudiar con él. La frase de «es que yo no tengo ni idea y a ti se te da genial» ¡siempre funciona! O también puede ser al revés: si sabes qué asignatura se le da fatal, échale tú un cable, no rechazará tu oferta. ¡Los exámenes son importantes para todos!2. No pierdas el contacto directo
Si te lo pone difícil y  no queda para estudiar, ¡pasamos a la tecno! Es el momento perfecto para pedirle su mail o su facebook… ¡y bombardearle a preguntas durante la tarde-noche antes del examen! También puedes abrirle un privado en face y, para que no se raye, le dejas claro que sólo vais a hablar de clase y del examen en concreto. ¡Seguro que no te lo cierra y que la conversación acaba mejor de lo que crees!3. «¿Quedamos media hora antes para repasar?»
Nunca falla… Díselo el día anterior para prepararte a tope. Ese día, ponte tu mejor look y no olvides unas gotitas de esa colonia tan especial. Es un buen momento para sentaros juntos en el pasillo antes de que empiece el examen, para acercarte a él más que nunca, para mirar sus apuntes mientras él también lo hace… Vamos, que es el instante perfecto para quedarte sólo a unos centímetros de él. ¡Le encantará!4. ¡Momento clave!
Toca entrar a clase y sentarse… ¡Aprovecha para decirle que se siente a tu lado! Bien cerca, que no se te escape. Suéltale alguna excusa y cuando menos se lo espere le lanzas: «Es que tú me das buena suerte…». Te giras ¡y ya no le digas nada! Se le caerá la baba y se le olvidará todo lo que ha estudiado ¡de golpe!5. ¡Hora del examen!
No te la juegues por mucho que te pida ayuda… ¡cuidado! Eso sí, demuéstrale que estás ahí y que siempre puede contar contigo. ¡Pero ojo con el profe! Al salir, pregúntale siempre cómo le ha ido y si la respuesta es buena… ¡a celebrarlo! Hazle alguna propuesta, estará tan contento que te dirá que sí. Aunque si ha salido de bajón total, no elijas esa opción. ¡Dale algún consejo, cambia de tema y anímalo como tú mejor sabes!Puntazos que te ayudarán…
Si no consigues estudiar con él los días antes, déjale tus apuntes. Puedes escribir alguna frase de amor ¡donde menos se lo piense! O poner iniciales y mensajes secretos. Verá que eres súper romántica, original y misteriosa. ¿Has conseguido estudiar en su casa? Lo que va genial es dejarte algo olvidado allí… ¡tendrá que llamarte fijo! Otra táctica en su casa… Si no tienes todavía su número, podrías pedirle que te deje su móvil con la excusa de que te has olvidado el tuyo y tienes que llamar a tu madre. Hazte a ti misma una perdida ¡y será tuyo! ¿Es él quien va a ir a tu casa? ¡Prepara bien tu habitación para que flipe! Piensa que está en tu terreno y juegas con ventaja… Y deja encima de la cama o escritorio lo que más te interese que vea ¡para empezar alguna conversación más íntima! Como fotos importantes para ti…
Y al final, sorpréndelo
¡Exacto! Cuando termine el examen y hayan pasado unos días, casi no le hables. ¡¡¡Lo que lees!!! Fijo que se acerca a preguntarte qué te pasa. Entonces, coméntale con total naturalidad: «Ay, es que pensaba que sólo querías que te ayudara con el examen y ya está…». ¡Te dirá que no es así! Que para nada… ¡que eres su amiga y que le encanta estar contigo! Y es que lo ha podido comprobar todos esos días… Ya verás cómo en los siguientes exámenes te pide tu ayuda sin dudarlos. Y al final deseará estar contigo tanto si hay exámenes como si no… ¡y recuerda que se acercan las vacaciones! ¡Suerte!


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?