Ana Fernández. ¡Súper sincera! Nos habla de Los Protegidos, de su historia de amor con Luis…

superpop-noti_listado_fisicaoquimica-5
¡Hola Ana! Va, cuéntanos un poco cómo ha sido el rodaje de la 3ª temporada de Los Protegidos…
—Fue más largo y más duro que las otras temporadas porque tiene mucha acción y muchos exteriores y eso implica más frío o calor, más dificultad… pero en general muy bien ja, ja, ja. Lo que sí que hicimos fue grabar dos finales para que hubiera un gran final, no como en otras series, que lamentablemente no tienen esa oportunidad.

De esta temporada, ¿qué escena ha sido la que más te ha gustado grabar?
—Hay varias, en cada capítulo mínimo dos que me han encantado, pero sí recuerdo especialmente una de las últimas secuencias del último capítulo que nunca había hecho y la recordaré siempre. Pero prefiero no adelantar nada, je, je, que lo viváis en casa.

¿Qué tiene de diferente Los Protegidos respecto al resto de series españolas?
—En España cometemos el error de inspirarnos mucho en las series americanas. Es cierto que ellos tienen una industria que aquí no hay y es muy difícil llegar a esa calidad visual que tienen, pero historia no tienen y menos en comparación con nosotros. Tenemos una riqueza de historias que contar que ellos no tienen que es una pena que no aprovechemos para crear cosas nuevas y no nos haga falta inspirarnos en ellos.

¿Por qué crees que Los Protegidos engancha a tanta gente?
—Los Protegidos ha roto porque no es una copia de una serie americana, el punto que tiene de original respecto a las demás es que es una mezcla entre varias cosas, y cuando haces un cóctel así, te sale algo original. Tiene cosas de las series familiares que se han emitido en España, un poquito de «Los increíbles», de «X Men», de Héroes… De todo eso ha salido Los Protegidos, tiene muchos ingredientes para que todo el mundo, de todas las edades, se enganchen a la serie. También hace que el público siga la serie la ternura que hay, los valores que tiene como el amor, la amistad, la familia, la ternura… a lo que acompaña la banda sonora tan maravillosa que hace que se nos pongan los pelos de punta.

Si los americanos copiaran Los Protegidos, ¿qué actriz te gustaría que interpretara el papel de Sandra?
–No sé… A lo mejor Dakota Fanning podría tener un punto interesante interpretando a Sandra, con el físico que tiene ella quedaría bien.

Si pudieses elegir, ¿cómo te gustaría que acabara Sandra?
—Ha tenido tres temporadas tremendas y se merece que triunfe lo que ella quiere, su historia de amor con Culebra, sería lo ideal para ella. Es un personaje muy sufridor, muy fuerte, que lucha mucho y se merece una recompensa. Los dos finales que grabamos son muy bonitos, que van a gustar mucho pase lo que pase.

Estamos todos intrigados con quién morirá…
—A mí en el último capítulo no me matan, je, je. A mitad de temporada hay un capítulo, que para mí es el mejor guion de toda la serie porque parece una película, en el que hay una muerte de un personaje que se quiere mucho de la familia Castillo, pero somos siete y todos muy queridos. Pero en esta serie todo puede pasar… Puede morir sólo un en capítulo, un ratito… Se le está dando demasiada importancia.

¿Qué ha significado para ti esta serie?
—Creo que tengo un punto gafe con las tres temporadas. En Cuestión de sexo, mi personaje se parecía mucho a mí. Pero con Sandra me he convencido de que me gusta esta profesión, interpretar otras cosas, ha sido un trabajo de dulcificar la voz, secuencias de llorar todos los días… Para mí ha significado muchas amistades dentro de todo el equipo y por supuesto de ser una actriz menos conocida a ser más conocida con los fans.

¿Y en cuanto a tu historia de amor con Luis?
—Mi relación con Luis ha sido muy bonito todo con su principio, su durante y su fin. El equipo ha visto todo: primera temporada el inicio; segunda, la relación y tercera la separación. Es muy divertido porque estábamos 12 horas todos juntos y han vivido toda nuestra relación a la vez que nosotros. Nosotros hemos estado al pie del cañón a pesar de la separación personal y hemos tenido secuencias muy duras. El equipo ha intentado que no lo pasáramos mal. Desde el minuto uno dijimos que independientemente de lo que pasara fuera queríamos darlo todo para que la historia de amor de Sandra y Culebra fuera fabulosa. Es normal enamorarse en una serie porque no tienes mucho tiempo para conocer gente fuera. Luis y yo siempre hemos tenido claro que daríamos todo en la serie. Podíamos habernos peleado por cualquier cosa, pero luego en el trabajo eso se eliminaba.

¿Recuerdas los castings que tuviste que pasar para trabajar en Los Protegidos?
—Hice tres castings, el primero para interpretar a Sandra y después hice otros dos para hacer el personaje de Claudia y el de Culebra, recuerdo que me tuve que volver corriendo de vacaciones, que estaba en la playa, para hacerlo, ja, ja.

¡Hola Ana! Va, cuéntanos un poco cómo ha sido el rodaje de la 3ª temporada de Los Protegidos…
—Fue más largo y más duro que las otras temporadas porque tiene mucha acción y muchos exteriores y eso implica más frío o calor, más dificultad… pero en general muy bien ja, ja, ja. Lo que sí que hicimos fue grabar dos finales para que hubiera un gran final, no como en otras series, que lamentablemente no tienen esa oportunidad.

De esta temporada, ¿qué escena ha sido la que más te ha gustado grabar?
—Hay varias, en cada capítulo mínimo dos que me han encantado, pero sí recuerdo especialmente una de las últimas secuencias del último capítulo que nunca había hecho y la recordaré siempre. Pero prefiero no adelantar nada, je, je, que lo viváis en casa.

¿Qué tiene de diferente Los Protegidos respecto al resto de series españolas?
—En España cometemos el error de inspirarnos mucho en las series americanas. Es cierto que ellos tienen una industria que aquí no hay y es muy difícil llegar a esa calidad visual que tienen, pero historia no tienen y menos en comparación con nosotros. Tenemos una riqueza de historias que contar que ellos no tienen que es una pena que no aprovechemos para crear cosas nuevas y no nos haga falta inspirarnos en ellos.

¿Por qué crees que Los Protegidos engancha a tanta gente?
—Los Protegidos ha roto porque no es una copia de una serie americana, el punto que tiene de original respecto a las demás es que es una mezcla entre varias cosas, y cuando haces un cóctel así, te sale algo original. Tiene cosas de las series familiares que se han emitido en España, un poquito de «Los increíbles», de «X Men», de Héroes… De todo eso ha salido Los Protegidos, tiene muchos ingredientes para que todo el mundo, de todas las edades, se enganchen a la serie. También hace que el público siga la serie la ternura que hay, los valores que tiene como el amor, la amistad, la familia, la ternura… a lo que acompaña la banda sonora tan maravillosa que hace que se nos pongan los pelos de punta.

Si los americanos copiaran Los Protegidos, ¿qué actriz te gustaría que interpretara el papel de Sandra?
–No sé… A lo mejor Dakota Fanning podría tener un punto interesante interpretando a Sandra, con el físico que tiene ella quedaría bien.

Si pudieses elegir, ¿cómo te gustaría que acabara Sandra?
—Ha tenido tres temporadas tremendas y se merece que triunfe lo que ella quiere, su historia de amor con Culebra, sería lo ideal para ella. Es un personaje muy sufridor, muy fuerte, que lucha mucho y se merece una recompensa. Los dos finales que grabamos son muy bonitos, que van a gustar mucho pase lo que pase.

Estamos todos intrigados con quién morirá…
—A mí en el último capítulo no me matan, je, je. A mitad de temporada hay un capítulo, que para mí es el mejor guion de toda la serie porque parece una película, en el que hay una muerte de un personaje que se quiere mucho de la familia Castillo, pero somos siete y todos muy queridos. Pero en esta serie todo puede pasar… Puede morir sólo un en capítulo, un ratito… Se le está dando demasiada importancia.

¿Qué ha significado para ti esta serie?
—Creo que tengo un punto gafe con las tres temporadas. En Cuestión de sexo, mi personaje se parecía mucho a mí. Pero con Sandra me he convencido de que me gusta esta profesión, interpretar otras cosas, ha sido un trabajo de dulcificar la voz, secuencias de llorar todos los días… Para mí ha significado muchas amistades dentro de todo el equipo y por supuesto de ser una actriz menos conocida a ser más conocida con los fans.

¿Y en cuanto a tu historia de amor con Luis?
—Mi relación con Luis ha sido muy bonito todo con su principio, su durante y su fin. El equipo ha visto todo: primera temporada el inicio; segunda, la relación y tercera la separación. Es muy divertido porque estábamos 12 horas todos juntos y han vivido toda nuestra relación a la vez que nosotros. Nosotros hemos estado al pie del cañón a pesar de la separación personal y hemos tenido secuencias muy duras. El equipo ha intentado que no lo pasáramos mal. Desde el minuto uno dijimos que independientemente de lo que pasara fuera queríamos darlo todo para que la historia de amor de Sandra y Culebra fuera fabulosa. Es normal enamorarse en una serie porque no tienes mucho tiempo para conocer gente fuera. Luis y yo siempre hemos tenido claro que daríamos todo en la serie. Podíamos habernos peleado por cualquier cosa, pero luego en el trabajo eso se eliminaba.

¿Recuerdas los castings que tuviste que pasar para trabajar en Los Protegidos?
—Hice tres castings, el primero para interpretar a Sandra y después hice otros dos para hacer el personaje de Claudia y el de Culebra, recuerdo que me tuve que volver corriendo de vacaciones, que estaba en la playa, para hacerlo, ja, ja.


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?