Al elegir ropa para la primera cita

superpop-superpop-mini-chicos-vs-chi-1

1

Chicos: A los chicos no les quita el sueño el modelito que se van a poner en la primera cita. Porque… ¡se visten igual para quedar con una chica que para salir con sus colegas!

Chicas: Un día antes, reunión de chicas para decidir qué ponerse, cómo maquillarse… ¡un ataque de nervios! Pero las amigas siempre están ahí para echar un cable.

2

Chicos: No pierden un sólo minuto pensando si le gustará o no la ropa a su chica… La presión se queda para ellas…  ¡ellos ya tiene bastante con lanzarse!

Chicas: «¿Y si esta falda es demasiado corta?» «Si no llevo escote, pensará que soy una sosa, pero si llevo demasiado me verá tope atrevida…» ¿Te suena de algo?

3

Chicos: Como siempre, antes de salir de casa, una duchita de cinco minutos, directos al armario y lo primero que pillan ya está bien. ¿No es tan complicado, no?

Chicas: Llegó el gran día… ¡empieza la sesión de belleza! Lo primero, súper ducha, después el pelo: ¿liso o rizado? ¡Ahh!, es súper tarde y aún queda maquillaje y ropa.

4

Chicos: A veces, ellos se acuerdan de su camisa o sus calzoncillos de la suerte y los buscan a la desesperada… ¡Mejor asegurarse que todo va a ir bien!

Chicas: Ellas sacan toda la ropa que tienen y la tiran encima de la cama, porque ¡hay que probárselo todo! El problema es que ese día nada les gusta. Último recurso: las amigas.

5

Chicos: Aunque el modelito que hayan escogido no sea el más fashion del momento, ¡ya les parece bien! Ni  segundas opiniones, ni amigos, ni nada… ¡autoconfianza!

Chicas: «Ven ahora mismo a mi casa y tráete la falda que te compraste el finde pasado… ¡Correeee!» Es la llamada de emergencia…

6

Chicos: Cuando van a salir de casa, una miradita en el espejo y… ¡bueno, va…! un poquito de colonia no me hará daño, no vaya a ser que el desodorante me abandone.

Chicas: Llega la amiga con el kit de emergencia y ahora… ¡pues tampoco le gusta! Total que empiezan a probarse de nuevo toda la ropa que habían dejado hecha un higo…

7

Chicos: Entra su madre a la habitación y empieza con la preguntita de… «¿Has quedado con una chica?». Y empiezan los cambios maternos en el vestuario.

Chicas: La buena amiga, con toda la paciencia del mundo, siempre intenta tranquilizarla con la típica frase de: «Estás guapísima». Pero… ¡el pase de modelos no se acaba!

8

Chicos: Después de que su madre los deje como un pincel, ellos vuelven a reconvertir su look en el de siempre. ¡Qué poco entienden de moda! Aiss.

Chicas: Cuando por fin ellas encuentran el modelito perfecto para esa cita tan importante y van a salir por la puerta… ¡horror! El espejo del recibidor delata ¡demasiado colorete!

9

Chicos: Ellos se miran en el espejo y ensayan las miradas seductoras que le dedicarán a su chica en cuanto la vean aparecer… ¡hasta le guiñan el ojo al espejo!

Chicas: Después de horas de maquillaje… ¡toca volver a empezar! Porque no se puede escapar ni un solo detalle. Seguro que su chico valorará tanto esfuerzo a la hora de currarse el look… ¿O no?

10

Chicos: Pero si hay algo que a los chicos no se les escapa antes de salir de casa es ¡el toque maestro en su peinado! Gomina por aquí, gomina por allá y… ¡listos para la cita!

Chicas: Y cuando parece que por fin todo ha acabado… ¡rass, enganchón en las medias! Y en vez de cambiarlas por otras nuevas… ¡¡¡vuelven a cambiar el modelito!!!


No hay comentarios

¿Y tú qué opinas?