Los Protegidos. Hoy Sandra y Culebra descubren el origen de sus poderes

superpop-imagenppp

Secuestrados
Al final del último capítulo, Mario recibía en el bar un mensaje de vídeo a la vez inquietante y revelador. En él, Julia le descubre que Martín pertenece al Elefante y el bar es sólo una tapadera temporal para tenerles controlados.  Pero antes de que Mario y los niños puedan huir y ponerse a salvo, Martín se cruza en su camino y les deja a todos encerrados: Lucas, Lucía, Carlitos y Mario.
Arrancamos a la mañana siguiente, con Mario en una posición muy complicada. Por un lado tiene que ocuparse de los suyos y buscar una salida, una escapatoria. Por otro, quiere evitar a toda costa que los niños descubran el verdadero peligro que corren ahí dentro. Carlitos y Lucía deben creer que todo es un juego, una travesura de los mayores. Para ello Mario cuenta con la complicidad de Lucas y con la remota esperanza de que Madre respete su voluntad y no reviente la burbuja que Mario ha creado (una sorpresa para Julia), para tener distraídos y contentos a los pequeños.
Mario y Lucas forzarán hasta límites insospechados para encontrar una vía de escape… Pero cada detalle, cada fallo que cometan, les puede salir muy caro. La estrecha vigilancia de Martín y el resto de secuaces, y la sombría presencia de Madre hacen prácticamente insostenible la tensión en el bar. Un secuestro plagado de sorpresas y giros sorprendentes que sacará a la luz el lado más heroico de Mario y el lado más tierno de Carlitos. Padre e hijo se enfrentan juntos a la aventura más peligrosa de sus vidas y uno de los dos no lo va a conseguir… ¿Caerá Mario en el intento?… ¿Será Carlitos el verdadero objetivo del Elefante?… ¿Conseguirán Lucas y Lucía encontrar una salida antes de que sea demasiado tarde?
Mientras, tal y como era de esperar, Madre utiliza el secuestro de Mario para extorsionar a Julia. No hay espacio ni tiempo para negociar. O encuentra y entrega la planta mágica o no volverá a ver a Mario. Madre tiene el control sobre la situación y, esta vez, tiene también todas las de ganar… ¿Llegará Julia a tiempo para salvar a los secuestrados?… ¿Hasta dónde tensará Madre la cuerda con Mario para conseguir lo que quiere?

Julia, Culebra, Sandra y el origen de los poderes
Culebra y Sandra amanecen en el colegio. Han pasado allí la noche después de caer exhaustos fruto de la intensa aventura a vida o muerte que vivieron la tarde antes. Se supone que Julia tenia que haber ido a su encuentro por la noche para buscar con ellos la planta, pero nunca apareció. Sandra no puede ocultar su optimismo, sabe que la planta y, por tanto, la cura, están cada vez más cerca. Pero Culebra no termina de confiar en Julia, no se explica por qué no ha aparecido todavía y su juego de verdades y mentiras le sigue rechinando. Pero Julia aparece, tarde, pero aparece.
Trae un mapa muy especial que le ha llevado toda la tarde conseguir. En él vienen recogidos todos los rincones emblemáticos del bosque, lugares mágicos y misteriosos que Julia conoció a lo largo de su infancia y dónde, precisamente, tuvo su primer encuentro con la planta mágica. Julia les cuenta como una mariposa muy especial la llevó hasta la planta y cómo ha intentado volver a encontrarla una y otra vez sin éxito. Esa planta es la cura para sus poderes y entre los tres tienen que encontrar una manera de llegar a ella… Pero lo más peligroso es que Michelle está en el colegio, escondida, escuchándolo todo. Ahora ella también conoce la clave para encontrar la planta: la mariposa. Y no se trata de una niña poderosa cualquiera, es Michelle, la única capaz de comunicarse, manejar y convocar los insectos a su antojo.
Cuando Julia descubra que Michelle lo ha escuchado todo, empezará una carrera contrarreloj por encontrar la planta precipitando los acontecimientos. Michelle hará gala del lado más siniestro de sus poderes, Julia tendrá que redoblar sus esfuerzos para convencer a Culebra de que está de su lado y Sandra y Culebra vivirán la mayor revelación desde que se conocen: descubrirán, al fin, el origen de sus poderes… ¿Caerá la planta en las manos equivocadas?… ¿Descubrirá Culebra la verdadera cara de Michelle?… ¿Será capaz Julia de conseguir la planta a tiempo para salvarles a todos?

Aquí huele a muerta
Rosa y Antonio amanecen con una noticia terrible: alguien les ha denunciado al Defensor del menor para quitarles la custodia de la pequeña Chelito. La sorpresa es aún más desagradable al descubrir que ha sido Tita, la archirival de Rosa, la que ha pedido la investigación. Una Rosa indignada como pocas veces, decide enfrentarse a Tita en una acaloradísima discusión que acaba de una forma un poco, digamos, repentina. La máxima enemiga de Rosa muere accidentalmente en su salón… ¿Qué hacer ahora?… ¿A quién recurrir?… ¿No es una muerte demasiado sospechosa?
La realidad es que Rosa, con la sacrificada complicidad de Antonio, se encuentra ahora en una situación peliaguda. Por un lado tiene que decidir si deshacerse del cadáver o enfrentarse al peso de la justicia. Por otro tiene que ocultar a los niños lo que ha pasado con Tita cuando ellos, pobres inocentes, se topen con esta mujer que creen inconsciente, sumida en un sueño profundísimo. Pero, por si no tenía suficiente, la tragedia se cierne sobre los Ruano al descubrir que la defensora del menor está en camino, a escasos minutos de su casa y ellos con el cadáver de Tita en el salón… ¿Conseguirán salvar la situación y quedarse con la custodia de Chelito?… ¿Qué pasará con Tita?


7 comentarios


¿Y tú qué opinas?